Buscar empresas, directivos…

Buscar en la web

Vídeo y fotografía aérea

logo AERO sport foto sobre blanco


Revista de economía y empresas de Cantabria

LOGO CN



logo mbe

empresasdecantabria fiscalidad autónomos

La fiscalidad del trabajador por cuenta propia

El trabajador autónomo tiene la obligación de darse de alta en Hacienda antes de comenzar su actividad. Debe presentar para ello la declaración censal, un documento que incluirá sus datos personales, la actividad a la que se va a dedicar, su domicilio fiscal y los impuestos que le afectan. Al especificar la actividad, el autónomo queda encuadrado dentro de alguno de los epígrafes del Impuesto de Actividades Económicas (IAE). En todo caso este tributo, de carácter municipal, está exento para personas físicas, ya que sólo tributan por él las sociedades con una cifra de negocio superior al millón de euros anual.

¿Qué impuestos debe pagar el trabajador autónomo?

Declaración trimestral del IVA, en la que se hará constar la diferencia entre el IVA abonado en el ejercicio de la actividad y el IVA facturado a los clientes. El pago se hace en función de ese criterio, con independencia de que la factura se haya cobrado o pagado de forma efectiva.

Declaración trimestral del IRPF. El trabajador autónomo puede tributar por estimación directa o por el sistema de módulos. La estimación directa tiene en cuenta la contabilidad para fijar la cuantía del impuesto, mientras que en el caso de los módulos se paga en función de una estimación objetiva que tiene en cuenta factores ligados a la actividad, como las dimensiones físicas de las instalaciones. El resultado es una cuota fija, que no depende de la facturación.

Declaración trimestral de retenciones e ingresos a cuenta en caso de haberlas efectuado. Las más habituales son las retenciones por el IRPF que se efectúan en las nóminas de los trabajadores o las que figuran en las facturas de los profesionales independientes o sobre las rentas pagadas por alquileres.

Declaraciones resumen anuales, de carácter informativo y recapitulativo, a presentar en el mes de enero, tanto sobre retenciones e ingresos a cuenta como sobre el IVA.

Declaración anual de operaciones con terceros, indicando aquellas personas o entidades, clientes o proveedores, con los que en el año anterior el conjunto de operaciones realizadas haya superado los 3.006 euros.

Declaración anual del IRPF.
Si los trabajadores autónomos cuentan con sociedades, deberán realizar los correspondientes pagos fraccionados en abril, octubre y diciembre, así como presentar anualmente la declaración del impuesto de sociedades mediante el modelo 200 a presentar hasta el 25 de julio.


Copyright 2016 © Cantabria Negocios | Todos los derechos reservados